Lo que comes NO determina que sufras migraña. Esta afirmación es muy potente y probablemente no la has oído nunca.

Ningún alimento te va a provocar migraña.

Ningún alimento te va a eliminar la migraña.

Y esto te lo comparto desde mi experiencia de llevar 11 años sin ninguna crisis.

Y esto se debe a que la migraña no es una enfermedad en el que haya un daño físico, sino que como bien dice el neurólogo Arturo Goicoechea, la migraña es un conjunto de síntomas que se activan de forma errónea ya que no hay ningún daño.

El cerebro hipervigilante activa el dolor, el aura y las náuseas independientemente de lo que comas.

Seguro que has intentado mil veces comer sano cada 3 horas y el resultado que has obtenido ha sido decepcionante.

Hoy voy a compartirte que hay de cierto y que no, de todo lo que has leído hasta ahora sobre alimentación y migraña.

 

¿Cuáles alimentos son los que provocan migraña?

Probablemente te suene este listado de alimentos:

  • quesos fermentados
  • salchichas o ahumados con nitritos
  • col fermentada (“chocrout”)
  • champiñones y otras setas
  • extractos de carne
  • alimentos ricos en tiramina: chocolate, vino tinto, derivados lácteos…
  • cítricos
  • bebidas alcohólicas
  • glutamato: ¡prohibido ir a un restaurante chino!
  • aspartato

Cuando recibes esta lista y la recomendación de no comerlos, lógicamente la cumples a rajatabla. Solo quieres que ese dolor se vaya de tu vida.

Y, además, probablemente elimines de tu dieta alguno más que hayas detectado que te provoca dolor de cabeza, como las fresas, el plátano o el yogur.

¿Y qué sucede?

Nada.

Tu vida se ve secuestrada por el miedo a comer algo que pueda dañarte y te transforma en un esclavo del comer, puesto que no puedes tener el estómago demasiado lleno, pero tampoco demasiado vacío y evitar decenas de alimentos.

Todo el día vas cargando con barritas de cereales en el bolso y sufriendo si la reunión de tu oficina se alarga demasiado a mediodía.

Una auténtica pesadilla, puesto que el dolor no disminuye ni desaparece.

Más bien al contrario.

Tal y como hemos hablado la migraña no es algo físico, no es una inflamación de los vasos sanguíneos, por lo tanto, estas restricciones alimentarias no tienen ningún sentido.

En mi caso: la nata en espray, el vino tinto, el jengibre, alimentos con soja del restaurante chino, el chocolate y el queso muy curado, me dejaban en la cama 48 horas rabiando de dolor.

Lo sé, te comprendo. No finges tu dolor, nunca dije eso.

A mí me dolía y mucho.

Pero ahora puedo comer todos esos alimentos juntos en una misma comida y no me hace ni cosquillas.

Cero dolor.

Cero migrañas.

Obviamente hay que comer sano, pero debes eliminar el miedo que te provoca una copa de vino tinto.

¿Y el DAO?

Para justificar el motivo por el cual algunos alimentos provocan migraña, se culpa al DAO.

El DAO es una enzima llamada Diaminooxidasa que neutraliza la histamina que puede estar presente en nuestro cuerpo. La histamina es un producto que interviene en diversas funciones del organismo.

Hay diferencias interindividuales en cuanto a la cantidad de DAO, pero se sostiene que su déficit sería el causante del dolor.

Y es por ello cuando muchas personas se analizan la cantidad de DAO de su cuerpo y, en caso de ser insuficiente, según lo indicado por esos mismos profesionales se les administra vía oral.

¿Porque la relación histamina y migraña? Porque un exceso de histamina (histaminosis), se parece a una reacción alérgica y provoca urticaria, palpitaciones, asma y dolor de cabeza. Pero un dolor de cabeza que no tiene características migrañosas.

Si alguna vez te has intoxicado verás que los síntomas difieren con los de una migraña.

Así que esto añade nuevamente confusión al origen real de la migraña, porque te tomas tus suplementos y no hay resultado, pero claro si hay tormenta te sigue doliendo la cabeza, en fin resignación cristiana…Si quieres saber que es exactamente la migraña y que la provoca te recomiendo que hagas mi programa de 10 días de duración “Descubre Tu Migraña“, para obtener por fin respuesta a las preguntas que llevas toda la vida haciéndote.

Come siempre a las mismas horas y no estés más de 3 horas sin comer

Otra recomendación alimentaria sin fundamento.

El exceso de comida, como los atracones navideños, o estar muchas horas sin comer provoca migraña.

¿Por qué? No se sabe.

Y además, debes comer relajado y sin estrés.

Esto es así porque se intuye que la personalidad influye en los síntomas. Los extremos no nos sientan bien, debido a que somos PAS.

Y por ello se busca eliminar cualquier estímulo externo que nos altere, que nos saque de nuestro equilibrio.

Pero somos personas reales, con nuestras subidas y nuestras bajadas, y a no ser que seas el Dalai Lama es muy difícil estar centrado, equilibrado, estable y comer a las mismas horas y dormir las mismas horas los 365 días del año.

En vez de promulgar el equilibrio monacal, debemos enseñar a gestionar esos momentos en los que uno tiene el estómago vacío, o una conversación acalorada mientras comemos.

No debemos evitar, debemos gestionar.

Te lo repito porque esta es la frase que condensa todo el conocimiento respecto a la curación de las migrañas: no debemos evitar, debemos gestionar.

 

Náuseas y vómitos

Además de tener sensibilidad a algunos alimentos, algunas personas tienen constantes náuseas e incluso vómitos que no pueden parar, provocando una situación desagradable e incluso riesgo de deshidratación.

Cuando el cuerpo genera esos síntomas tiene como objetivo vaciar el estómago.

Lo que hay dentro de él no está en buen estado o contiene un tóxico.

Mejor fuera que dentro.

Pero un cuadradito de chocolate no tiene ninguna toxina. Una fresa no va a matarte…

El cerebro se equivoca, activa las alarmas y actúa en consecuencia.

Si analizamos el síntoma desde un punto de vista más holístico, vomitar es una manera que tiene el cuerpo de decir no puedo digerirlo. No puedo tragar esto que me está sucediendo.

Así como la fotofobia y la sonofobia, que nos indica que el cuerpo nos dice que no quiere ni oír ni ver nada.

Vamos que no podemos gestionar lo que nos sucede y queremos quedarnos en nuestra cama sin oír, sin ver y sin que nadie nos hable.

Tiene sentido, ¿verdad?

 

¿Cómo hago para que un alimento deje de provocarme migraña?

Tal y como te he repetido anteriormente no evitar ese alimento, exponernos a él progresivamente y estar convencidos de que nada va a pasar.

Si un atisbo de miedo pasa por tu mente, tu subconsciente volverá a las andadas.

Hay que repetir el proceso hasta que ya no haya hipersensibilización. Visualízalo, siéntelo.

No hay peligro.

He visto decenas de veces como mis clientas pierden el miedo a cortos de cerveza, plátanos, vino y chocolate y pueden tomarlo, en pocos días sin ningún tipo de problema.

20 años evitando un alimento. En 7 días ese mismo alimento deja de ser un desencadenante.

Sin suplementos, sin pastillas, sin pinchazos.

Solo enseñando a su cerebro que no pasa nada, que ese alimento no es tóxico.

Esto no es algo fácil, siempre lo digo, pero no es imposible y el discurso alarmista no facilita el proceso.

 

Nos vemos más abajo en los comentarios. ¿Qué te parece?¿El chocolate te da migraña?

 

 

Descubre ahora los tres errores que estás cometiendo con tu migraña y como solucionarlos.

Haz clic en la imagen.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies