Es posible VIVIR SIN MIGRAÑA.

Ya estás preparado para dar un paso adelante y recuperar tu vida. Conoce cómo y por qué se enciende la migraña y laS mejores herramienTas para tranquilizar A tu sistema nevioso.

Aquí puedes ver mis diferentes servicios dependiendo del número de migrañas que tengas.

Si aún tienes dudas de cuál es la mejor opción para ti, rellena este cuestionario y te responderé por email.

PROBLEMA 1: Tengo menos de 5 migrañas al mes.

SOLUCIÓN 1: Libro Vivir Sin Migraña y curso de 10 días.

Puede que sufras migraña los fines de semana, tras un día muy estresante el en trabajo un par de días al mes o tras la menstruación.

Tú mente es cómo un súper deportivo, siempre acelerada y que confunde eventos extraordinarios como peligrosos, protegiéndote con síntomas como dolor de cabeza, contracturas o bruxismo (apretar los dientes).

LIBRO "VIVIR SIN MIGRAÑA": Comienza leyendo Vivir Sin Migraña, disponible en Amazon en formato papel y digital.

Regalo anti migraña, Descubre tu migraña

CURSO ONLINE: Haz el curso de 10 días "Descubre Tu Migraña".

4 módulos de vídeo y ejercicios prácticos.

PROBLEMA 2: Tengo entre 5 y 10 migrañas al mes.

 

SOLUCIÓN 2: Mentoría "Frena tu cerebro" (5 semanas).

La migraña es como una lotería en tu vida y no sabes cuándo va a encenderse.

El dolor sigue apareciendo todas las semanas pese a que evitas todos los desencadenantes y sigues las recomendaciones oficiales.

MENTORÍA DE 5 SEMANAS "FRENA TU CEREBRO": Cinco semanas de mi acompañamiento para aprender herramientas para tranquilizar tu sistema nervioso.

Séfora trabajando migraña

PROBLEMA 3: Tengo entre 10 y 30 migrañas al mes.

SOLUCIÓN 3: Mentoría de 12 semanas "Conduce tu cerebro".

Séfora despacho.

La migraña es como una lotería en tu vida y no sabes cuándo va a encenderse.

El dolor sigue apareciendo todas las semanas pese a que evitas todos los desencadenantes y sigues las recomendaciones oficiales.

MENTORÍA DE 12 SEMANAS "CONDUCE TU CEREBRO": La migraña se ha convertido en la protagonista de tu vida. No puedes viajar, trabajar o comer como lo hace el resto de tu familia y amigos. 

Has probado de todo y, aunque algunas cosas te alivian, el dolor siempre vuelve a aparecer.