La migraña es una cefalea primaria, es decir, un dolor de cabeza sin daño. No hay causa física, no hay nada roto dentro de tu cabeza.

Por ello, los pensamientos que tienes al respecto del dolor, y de cómo resuelves los problemas diarios son clave para que tu cerebro no mantenga encendido el dolor crónico de migraña.

Así, hoy quiero darte un superpoder. El superpoder de leer los pensamientos.

Voy a abrirte una puerta a mi cerebro para que puedas leer cuales eran exactamente mis pensamientos hace trece años y como son ahora.

Así podrás ver cuál es el problema básico que te provoca tus migrañas y que debes resolver: cambiar tus pensamientos.

Vacaciones con migraña

Dentro de mi cabeza hace trece años

Por fin me voy de vacaciones.

He tenido un año muy estresante y ya no puedo más.

Pero tengo miedo a salir de mi ciudad estas vacaciones.

¿Venderán mis pastillas?

Por si acaso me llevaré tres cajas.

Y también el relajante muscular, los analgésicos y el gel frío-calor.

Hoy sin falta voy a imprimir un mapa con las farmacias de la zona y el centro médico más cercano a mi hotel.

¿Y si me llevo algo de comida?

Seguro no me gusta la de allí.

Como en casa no se come en ningún sitio.

Además, todo tiene salsas y cosas saladas que me provocarán dolor como siempre.

¿Cuánto me costaría cancelar el billete de avión?

Porque claro, si me da mucha migraña o estoy mala del estómago el día de antes no pienso ir.

No me voy a ir enferma.

Bastante tengo con aguantarme durante todo el año y hacer las cosas obligada.

Nos podríamos quedar aquí en casa tranquilitos.

Pero bueno.

No voy a montar un escándalo porque luego me dicen que soy una histérica, una exagerada y una egoísta.

Que me tome las cosas de otra manera…

Pero como no me voy a alterar, con el inútil de novio que tengo.

Y luego mi madre, que no ayuda nada con sus comentarios.

En fin, me voy a ir preparando ya el botiquín con mis cosas.

Aún quedan quince días, pero yo prefiero ir organizándolo todo y hacerlo perfecto.

Dentro de mi cabeza ahora

Que bien que nos vamos de vacaciones.

Aunque he tenido un año fantástico lleno de retos, este viaje es la guinda del pastel.

Me apetece ver cosas nuevas y probar comida diferente.

¿Qué bikini me llevo? ¿Y una chaqueta si refresca?

Bueno no me voy a preocupar por eso.

Si me olvido algo me lo compro allí y ya está.

Me apetece improvisar.

Este año no planificaré los restaurantes. Simplemente comeremos donde nos apetezca.

Aunque me llevaré una guía con los sitios más bonitos para visitar.

Te interesará también:  Entrevista a Yaione

Seguro que tendré tiempo para leer en el camino.

Será un rato agradable y sólo para mí.

Me alegra cambiar de aires y compartir tiempo con mi marido.

Nos lo pasaremos bien del primer día al último.

Tengo ganas de comprarle una camiseta de recuerdo a mi madre, será una bonita sorpresa.

Como aún quedan un montón de días me voy a ir a correr y ya pensaré que llevarme cuando prepare la maleta de aquí a dos semanas.

Ahora no merece la pena preocuparse.

Cambia los pensamientos

¿Con cuáles pensamientos te sientes más identificado?

Me gustaría que analizaras los pensamientos que estás teniendo sobre las vacaciones o sobre tu trabajo.

En el libro «Buenos días alegría» escrito por el psicólogo Jesús Matos hay un capítulo dedicado a explicar cómo nuestros pensamientos automáticos negativos generan emociones.

Estas emociones, en el caso de la migraña, pueden activar el dolor.

La migraña es una cefalea primario, dolor sin daño.

Tu cerebro decide encender la señal del peligro, al confundir las emociones negativas intensas generadas por las vacaciones, con un peligro real de algo que podría dañarte.

Para evitarlo:

  • Analiza si tu pensamiento es real o una distorsión (interpretación de la realidad).
  • No confundas lo posible con lo probable.
  • Cambia los pensamientos automáticos negativos por pensamientos saludables.

Conclusiones

Tus pensamientos anticipatorios de futuro con una connotación negativa activan el sistema de alarma de tu cerebro que empieza a buscar compulsivamente problemas, para solucionarlos en tu mente.

El cerebro no quiere que seas feliz, sino que sobrevivas, tal y como hablamos en la entrevista con el psicólogo Jesús Matos.

El miedo, el control, la autoexigencia y la exigencia con los demás desembocan en ansiedad y migraña sin darte cuenta.

Soy consciente que aceptar este proceso es difícil.

Pero cuando hayas aceptado que está en tu mano cambiar hábitos, costumbres y pensamientos saliendo de tu zona de confort habrás ganado la mitad de la batalla.

Pero no la guerra entera.

Una vez te hayas dado cuenta de que hay cosas que debes cambiar te queda la parte complicada.

Cambiarlas.

Y tus migrañas, ¿han hecho vacaciones? ¿O te las has llevado en la maleta?

Suscríbete y descubre gratis los tres errores que estás cometiendo con tu migraña y como solucionarlos.

Haz clic en la imagen.

Errores Migraña