Hay dos acciones sencillas que alivian enormemente el peso de sufrir migrañas:

  • alejar la culpabilidad.
  • dejar de hablar de tu migraña con todo el mundo.

 

La primera acción para aliviar la carga emocional de sufrir migrañas ya te la expliqué en la entrada “Deja de sentirte culpable para siempre“. Consistía en eliminar la culpabilidad frente a la toma de medicamentos o la cancelación de los planes cuando tienes migraña.

Así que hoy voy a compartir contigo la segunda acción que cambiará tu perspectiva acerca de cómo comunicas tu enfermedad.

Sé sincero. Dime. La última vez que tuviste migraña, ¿se lo explicaste a todo el mundo con el que te cruzabas?

A veces yo me levantaba y tenía una migraña de campeonato.

El dolor me había empezado por la noche y no había podido tomarme una pastilla para amortiguarlo un poco.

Me vestía como podía y me arrastraba para comprar el pan del desayuno.

En la panadería saludaba a mi panadero:

“Hola Juan, dame una barra por favor”

“Buenos días Séfora. Aquí la tienes. ¿Cómo estás hoy?”

“Pues estoy fatal. Hoy tengo una migraña muy fuerte. Que desgraciada soy. Precisamente hoy que tengo una reunión importante. No habré podido heredar de mi padre sus habilidades con las matemáticas, no, heredé este maldito dolor de cabeza. Bla, bla, bla”

Desayunaba desganada y acompañada por las náuseas.

De camino al trabajo hablaba con mi madre:

“Hola mamá, sí. Ajá. Hoy tengo migraña. Que siiii, otra vez, ¿y que quieres que yo haga? Es algo que no puedo evitar. Bla, bla, bla.”

Al llegar a la oficina nada más entrar por la puerta me cruzaba con mi compañera de confianza. Ya amiga, con la que cotilleaba de todo y de todos. Nada más verme la cara, ya sabía lo que me pasaba.

“Buenos días, ¡que mala pata!¿Tienes migraña hoy, verdad? Porque traes una mala cara hija…Muchos ánimos.”

“Gracias. Ya se lo iba diciendo a mi madre ahora. Si es que tengo una mala suerte, siempre que tengo algo importante me aparece este insoportable dolor. Lo único que quiero hoy es meterme bajo las sábanas en mi habitación, bajar las persianas y desaparecer del mundo hasta mañana. Bla, bla, bla”.

¿Te reconoces en estos diálogos?

¿Cuándo tienes migrañas se lo cuentas a todo el mundo? A la cajera del súper, a tu familia, a todos tus compañeros de trabajo, escribes mensajes en el Facebook maldiciendo tu dolor…

Es normal y muy humano buscar la comprensión y la empatía de los demás de vez en cuando, pero explicar a todo el mundo constantemente que tienes migraña no te aporta nada positivo.

 

Espiral de quejas

Quejarte de tus migrañas te lleva a otra queja y de ahí a otra y entras en una espiral de quejas de la que te es muy difícil salir.

Te quejas de la migraña de la mañana, del tráfico, de la cola de la cafetería, de tus jefe, del comportamiento de tu pareja y del mundo entero.

Estas quejas levantan un muro entre ti y los demás convirtiendo tu discurso en un monólogo repetido que te potencia la sensación de dolor y abatimiento que no te interesa nada en mitad de una crisis.

Además, con la queja no solo te dañas ti mismo poniendo el foco en el dolor y potenciándolo, sino que también desgastas a los que te rodean.

Al principio generas solidaridad y empatía, pero acaban siendo agotadoras, porque no pueden hacer nada real para quitar tu dolor y pesadumbre.

Eso solo lo puedes hacer tú.

Piensa que cuanta más energía pones en una cosa, más la potencias.

Como dijo Buda: “El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional”.

Así que, aunque sea difícil la próxima vez que tengas migraña no lo proclames a los cuatro vientos con todo lujo de detalles y acompañado de quejas.

Y si debes hacerlo. Por ejemplo para informar a tu jefe porque no vas a poder asistir a una reunión, simplemente di: “Hoy tengo migraña”. Sin más explicaciones.

No juzgues esto antes de probarlo.

Simplemente inténtalo la próxima vez y me cuentas.

Te sentirás más ligero.

¿Te animas a probarlo? ¿Cuando tienes migraña se lo explicas a todo el mundo?

Ten un buen día.

 

[Si no quieres perderte más artículos como este no olvides apuntarte a la newsletter aquí]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

RECIBIR LAS 14 CONFERENCIAS DE LOS EXPERTOS

"I Congreso de Enfermedades físico-emocionales"

You have Successfully Subscribed!