Eva Bargues es Health coach y es la autora de www.begreenchica.com.

Ella tiene como objetivo divulgar el poder de la nutrición en la salud y el bienestar mediante la programación de menús y programas online para realizar este camino hacia tu yo más vital.

Ya ha visitado antes mi blog y la recordarás del artículo: “¿Puede un detox ayudarme a eliminar mis migrañas?“.

En ese artículo Eva nos regalaba un batido para reforzar tu cerebro y nos enseñaba como su programa “Détox y quiérete“, que se centra en el aporte de nutrientes, mejora la bioquímica y el rendimiento del cerebro.

Además hoy viene a hablarte de la importancia de la planificación en la cocina para conseguir implementar una alimentación más saludable y equilibrada.

Sin más te dejo con sus palabras.

Planificar evita quebraderos de cabeza

Evita dolores de cabeza con la planificación es una forma de hablar, sí, pero lo cierto es que evita muchas consecuencias no deseadas y propicia muchos beneficios. Planificar es muy útil para muchos aspectos de nuestra vida y hoy voy a compartir contigo los beneficios de aplicarlo en el campo de la alimentación.

Por descontado que, si tienes todo el tiempo del mundo para cocinar, tienes una despensa surtida, una nevera llena de verduras y eres la reina o el rey de la improvisación, no te voy a enseñar nada que no sepas “manejar con maestría”. Pero si, como la mayoría de personas vas just@ de tiempo y fuerzas, estoy segura de que este artículo te va a ser muy útil.

Cosas que te pueden pasar si NO planificas

Resultado de imagen de thumbs downEstrés culinario: estás pensando en el trabajo en la comida o en la cena y tienes que ir corriendo a comprar los ingredientes a última hora. Aumenta el estrés. No puedes pensar más que en la cena del día. Tienes que hacer lo mismo al día siguiente. Te desgastas.

Resultado de imagen de thumbs downMala alimentación: o llegas a casa, no sabes qué preparar y acabas recurriendo al bocadillo o al sandwich o algo de proteína animal, “vuelta y vuelta”. Opción poco nutritiva y muy acidificante. Tu salud acaba empeorando.

Resultado de imagen de thumbs downMás cantidad, menos dinero: o no sabes qué preparar y decides salir a comer fuera. Te gastas más dinero del previsto y acabas comiendo demasiado.

Resultado de imagen de thumbs downPoco sano y caro: o no sabes qué preparar y pides comida rápida para que te la traigan a casa. Es una opción poco saludable y mucho más cara que cocinar tú.

Resultado de imagen de thumbs downTensión familiar: o no sabes qué preparar, le preguntas a tu pareja o a tus hijos y acabáis de mal humor reprochándoos que no esté claro que cocinar. Mal humor y mucha energía perdida.

Resultado de imagen de thumbs downGasto de energía: cuando decides qué preparar te das cuenta de que te falta algún/os ingredientes en la mitad de la preparación y te pones de los nervios. Le pides a tu pareja o a tus hijos que vayan corriendo a comprar o vas tú y te estresas el doble. Mucha energía perdida.

Resultado de imagen de thumbs downDesilusión: has preparado algo rápido y cuando lo sirves el resto de la familia se queja porque no es lo que esperaban y no les apetece.

Todo esto se resume en: desgaste, consumo inútil de energía, mal humor y mala nutrición. Muchos “dolores de cabeza” evitables.

Cosas que te pueden pasar SI planificas:

Resultado de imagen de thumbs upMás dinero y alegría: puedes pensar con claridad y elegir preparar lo que más le gusta a toda la familia al preparar los menús semanales sin que, necesariamente sean platos difíciles, no saludables, ni caros. Ahorras dinero y momentos difíciles en la mesa.

Resultado de imagen de thumbs upEquilibrio: puedes preparar los menús pidiendo sugerencias al resto de la familia. Aumenta la armonía familiar.

Resultado de imagen de thumbs upBajo control: si cuelgas el menú semanal en la nevera y en la despensa, sabes lo que tienes que comprar. No te faltan ingredientes a la hora de cocinar. Ahorras tiempo. Disminuyes el estrés.

Resultado de imagen de thumbs upMejor con salud: incorporas más platos saludables. Mejoras la salud de todos.

Resultado de imagen de thumbs upTodos a la cocina: sabes perfectamente lo que tenéis que preparar. Puedes adelantar parte de la preparación por la mañana o repartir las tareas con el resto de las personas de la familia. Ahorras tiempo, propicias la colaboración y la armonía familiar.

Todo esto se resume en: más armonía familiar, menos estrés, menos gastos imprevistos, menos reproches y mejor salud. Yo creo que merece la pena probarlo. ¿Y tú?

Consejos extra de planificación alimentaria

Si me lo permites, te voy a dar algunos consejillos que te ayudaran a planificar mejor, que es la base del éxito en casi todas las tareas que emprendemos.

1.- Dedica 30 minutos a la semana para planificar el menú de la semana siguiente y preparar la lista de la compra. ACCIÓN: reserva YA en tu agenda media hora (¿qué tal los jueves por la tarde?). Es importante, recuerda la lista de lo que evitas y de lo que ganas dando este paso.

2.- Cuando llegue el momento de planificar:

  • descárgate esta plantilla y rellena el menú de cada día, los eventos especiales y las salidas a comer fuera
  • revisa lo que tienes en la despensa y en la nevera
  • ahora que sabes lo que tienes en casa, haz la lista de la compra con todo lo que no tengas y necesites para preparar las comidas que has apuntado en el menú semanal

3.- Decide qué día vas a hacer la compra semanal, reserva el tiempo de tu agenda y ten tu lista de la compra preparada para entonces.

4.- Cuando llegue el día haz la compra.

Te aseguro que si sigues estos pasos la semana irá como la seda. Cuelga el menú en la nevera para que todo el mundo sepa con antelación lo que hay para comer y cenar. Así ya no habrá sorpresas. Y como tendrás todos los ingredientes no tendrás que pensar, simplemente preparar lo que toque. Esto elimina muuuucho desgaste de energía.No olvides echarles un vistazo a las recetas del día siguiente todas las noches por si tienes, o puedes, ir adelantando tareas o repartiéndolas entre los miembros de la familia.Al principio puede costar un poco implementarlo, como todos los cambios de hábitos, pero te aseguro que merece la pena.

Y recuerda que también puedes aprovechar las vacaciones para hacer un detox para recuperarte y re-energizarte en estos días que apetece más cuidarse.

Nos vemos en los comentarios. ¿Planificas tu menú semanal?¿Te sucede que no sabes que preparar para cenar?¿Compras los ingredientes a última hora?

[Si no quieres perderte más artículos como este suscríbete a la newsletter aquí]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

RECIBIR LAS 14 CONFERENCIAS DE LOS EXPERTOS

"I Congreso de Enfermedades físico-emocionales"

You have Successfully Subscribed!