El primer cambio consciente y constante que realicé en mi vida fue la eliminación total del azúcar blanco.

Como ya te adelanté en la entrada: “Si tienes migrañas es culpa tuya”, empecé a devorar libros y me obsesioné con estar más sana y feliz. Y el primer consejo que me encontraba casi siempre en todas las publicaciones era dejar el primer enemigo blanco. El azúcar.

Seguro que tú también habrás leído en multitud de ocasiones que el azúcar blanco es perjudicial. No es un alimento natural, sino modificado y blanqueado con substancias químicas perjudiciales. Además, al no ser generado en la naturaleza produce alteraciones metabólicas.

Deja el azúcar blanco. Déjalo totalmente hoy. Sin excusas.

El azúcar es una substancia adictiva, por ello no has de tomar ni un solo gramo. No vale que en vez de dos cucharadas te tomes una, sino tu adicción continuaría y, sin darte cuenta volverías a tomar las grandes cantidades que tomas ahora.

El abandono tiene que ser total.

De hecho, tendrás un período de abstinencia en el que te buscaras mil justificaciones para recaer:

– “Me tomo solo hoy una cucharadita”

– “Me lo tomo solo con el zumo de naranja porque si no no me gusta”

– “Estoy de bajón, necesito un poco de azúcar”

Como voy a repetir en varias ocasiones: Si sigues comiendo lo mismo, pensando lo mismo, haciendo lo mismo, y hablando con las mismas personas seguirás teniendo las mismas migrañas.

Así que está en tu mano.

Yo no puedo hacerlo por ti. Has de ser fuerte y cumplirlo.

Piensa que estos cambios que te iré desgranando en los primeros meses han de ser totales. O blanco o negro. Con el paso de las semanas y según veas tu evolución puedes ir suavizándolos. Pero al principio hay que ser muy estricto.

Es como cuando una persona obesa se pone a dieta. Se le prohíben absolutamente todos los fritos. Pero cuando consigue llegar a su peso ideal no pasa nada si un día a la semana se come unas cuantas patatas fritas. Pero al principio, ¡prohibido!

No te tomes a la ligera la sencillez de este cambio. Dejar el azúcar es muuuuy difícil. Más de lo que piensas a priori.

Pero cuando lo consigas te sentirás más poderoso que nunca y podrás ir a por el siguiente cambio.

El primer paso que di para curar mis migrañas fue:

– Hablar con mis amigos y familiares. La motivación será mayor y probablemente alguien se anime a cambiar contigo.

– Tira todo el azúcar blanco que tengas en casa. Cuidado con el azúcar oculto (bollería, helados, zumos, bebidas gaseosas…) Has de convertirte en el Sherlock Holmes de las etiquetas.

–  Lee y aprende todo lo que puedas sobre el azúcar y los efectos sobre tu organismo. Puedes substituirla por azúcar moreno de caña integral, miel, sirope de agave o nada.

Cuando pasen las semanas y pruebes de nuevo algún alimento con azúcar accidentalmente no podrás acabártelo y te parecerá excesivamente dulce. Tu paladar se habrá acostumbrado al sabor natural de los alimentos. ¡Habrás logrado dejar tu adicción al azúcar!

¿Cuánto azúcar blanco tomas? ¿Has intentado alguna vez dejar el azúcar?

 

Elprimerenemigo blanco02

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

RECIBIR LAS 14 CONFERENCIAS DE LOS EXPERTOS

"I Congreso de Enfermedades físico-emocionales"

You have Successfully Subscribed!