Este blog no está escrito por un robot.

Ni es alguien que se esconde tras las palabras y que oculta quién es.

Soy Séfora, ya sabes mi nombre y me habrás visto en alguna foto.

Pero hay muchas cosas que no sabes sobre mí, a parte de que soy una chica pequeña con un sueño grande: que nadie más sufra una migraña.

Si te pica la curiosidad y tienes ganas de saber más sobre mi, mi vida y mis pensamientos lee el listado de más abajo. Te adelanto que es largo pero oye, me ha salido así, no podía recortar nada.

Está entrada se me ocurrió (ya has visto en la foto la idea en forma de bombilla) leyendo “Cintia al desnudo: 69 cosas sobre mí que te interesa saber“. Cintia es una ex-profesora que está viviendo dos años sabáticos en Tailandia tras no ser feliz con la vida que llevaba. Tomó esta determinación tras escuchar a su cuerpo que le estaba dando avisos en forma de la pérdida de salud. Ahora es feliz y se ha reinventado ayudando a otros en la gestión de tomarse un año sabático para mejorar sus vidas.

Así que como el próximo miércoles 9 de noviembre celebro 35 primaveras e inspirada por Cintia se me ha ocurrido explicarte 35 cosas que no sabes sobre mí.

Quédate conmigo y conozcámonos un poquito mejor, seguro que tenemos algunas cosas en común:

1. Mi color favorito es el rojo.

Durante años muchas de mis prendas eran rojas e incluso mi pelo también era rojo. Tenía un característico abrigo rojo que todo el mundo identificaba, aunque ya se me rompió. ¡Avísame si ves uno bonito por tu barrio!

2. Mi nombre es de lo más original, Séfora.

Antes de que yo naciera mis padres vieron en la tele una película en Navidad titulada: “Los diez mandamientos”. En ella se explica que Séfora es la mujer de Moisés. Les gustó tanto que prometieron llamar así a su primera hija. Mi nombre ha marcado mi personalidad, todo el mundo lo recuerda y es una forma de romper el hielo con los desconocidos.

3. Me gusta abrazar a los árboles.

Es algo que me avergüenza un poco confesar y que suelo hacer en la intimidad. Es una costumbre que mi madre me contagió. Ella lo hace siempre que tiene oportunidad para coger la energía del árbol más grande del bosque.

abrazo-arbol

4. La playa y el mar son mis sitios favoritos del mundo.

Lo que más energía me da del mundo mundial es ver amanecer en la playa y meter los pies descalzos en el agua, me devuelve la vida. Por ello recientemente me he mudado a un piso que está a pocos metros del mar y me acerco siempre que puedo, sea invierno o verano. También me gusta bucear. Cuando meto la cabeza bajo el agua es como entrar en otro mundo, totalmente en paz.

5. Me río de forma muy escandalosa.

Cuando algo me hace gracia (y eso sucede muy a menudo), me río con una sonora carcajada. A veces incluso la gente se gira a mirarme, pero a mí no me importa. No hay nada que me siente mejor que reírme sinceramente.

6. Odio cuando alguien me dice: “Sé una cosa, pero no te la puedo contar es un secreto”.

Noooo, cuéntamela yaaaa. La paciencia es una virtud que aún sigo desarrollando. Pero prométeme que si tienes un secreto o noticia que no me puedas contar, no me digas que no me lo puedes contar. Simplemente no me digas nada por favor.

7. Ir al médico es mi ultimísima opción.

Mucha gente dice que soy una inconsciente, pero llevo tres años sin visitar a mi médico de cabecera y estoy muy contenta por ello. No soy de esas que va al hospital para recibir un diagnóstico tranquilizador o por si acaso. Intento solventarlo por mi misma o dejar al cuerpo sin interferencias para que recupere su equilibrio. También cabe decir que no tengo ninguna patología grave.

8. Desde pequeña me han encantado los animales y en especial los perros.

Tengo adoptado un perro pequeño sin raza llamado Frodo de 14 años de edad. Es muy inteligente y social. Dicen que los perros se parecen a sus dueños, jeje. Cuando a veces vamos a tomar algo a un bar siempre le cae una patata o un trozo de pan. En el paseo de los días siguientes te lleva al mismo bar y te mira fijamente al lado de una silla vacía a ver si te animas. Así que Frodo te hace de guía y te puede llevar por los mejores bares seleccionados por él de mi barrio.

frodo

9. Creo en las señales del universo.

Cuando a veces tengo alguna duda sobre que camino tomar o si estoy haciendo bien las cosas simplemente observo. Suelen aparecerme señales inequívocas que me dan la respuesta a mis preguntas. Justo me regalan el libro perfecto, o escucho una frase robada a alguien que va por la calle, tengo un sueño revelador…solo me hace falta estar atenta.

10. Hablo rápido, pienso rápido, leo rápido.

Cada día me esfuerzo por pisar el freno y mis revoluciones han bajado bastante. Creo que es una característica positiva pero alguna vez me ha complicado la vida. Aún recuerdo cuando escribí un mail para convocar a unos compañeros de trabajo a una fiesta sorpresa para despedir a una chica que abandonaba la empresa. La incluí a ella en el mail. Me costó un mes superar la vergüenza por lo ocurrido.

11. Trabajo desde hace ocho años en un hospital en Barcelona.

Empezar a trabajar en el hospital tuvo un fuerte impacto sobre mí. Empecé a valorar más seriamente la importancia de la salud y a no disgustarme por cosas que no merecen la pena. A veces se nos olvida que somos mortales y puede que justamente hoy sea nuestro último día en la tierra. Tener esta idea muy presente te cambia la perspectiva vital.

12. Llevo el horario de las gallinas.

Me encanta acostarme pronto, entre las 8:30 y las 9:30 y levantarme sobre las 5. Este cambio fue muy importante para mi estilo de vida. Por las mañana desayuno con calma, hago yoga y pienso en mis cosas. Aunque últimamente todo esto es sustituido por la generación de contenidos, redactar las entradas y responder a vuestros mails, ¡pero me encanta!

13. Casi no veo la tele ni voy al cine.

Ya no tengo tiempo de mirar la tele. Entre el trabajo, mi marido, mi hijo y el proyecto Vivir Sin Migraña mi tiempo es el bien más preciado. Hace años disfrutaba con el cine y me veía la cartelera enterita. Cuando empezó mi cambió vital hacia la curación dejé de ir al cine. Estaba demasiado emocionada viviendo mi vida, experimentando cosas nuevas y disfrutando tanto de la experiencia que ya no me interesaban las historias de ficción ajenas, sino fabricar la mía propia.

14. Me encantan los desayunos de los hoteles.

Una cosa que disfruto muchísimo son los desayunos de hotel. Zumos variados, huevos preparados de tres maneras diferentes y fruta pelada me emocionan. Si no sabes que regalarme por mi cumpleaños obséquiame con un bono desayuno en un hotel cercano a mi casa. Acertarás seguro.

15. Disfruto mucho de la soledad.

Me gusta mucho estar sola. Más que gustar lo necesito. No era consciente de ello hasta que fui madre. Necesitaba desesperadamente estar treinta minutos sola, pero un recién nacido requiere las veinticuatro horas. Ahí descubrí que era una necesidad para mí. Me sirve para analizar mi situación, coger fuerzas y encontrar solución a lo que me preocupa.

16. No puedo cenar más tarde de las siete.

Siempre que me acuesto sin haber hecho totalmente la digestión tengo unas vívidas y horribles pesadillas. Así que suelo hacer meriendas-cena.

17. Estoy casada y tengo un pequeñín de casi seis años.

Hace doce años, mientras estudiaba en la universidad conocí al que es mi actual marido, César, y me acabé casando con él. Fuimos padres hace seis años de Adriano, un pequeñín de ojos azules que sacudió los cimientos de mi vida y que me enseñó más sobre mi misma en un mes que lo que había aprendido en toda mi vida.

20160723_181407

18. Mis padres nacieron en Cádiz.

Mis padres emigraron hace ya 50 años a Barcelona, con lo que ya no tienen acento y no tienen mucho apego a su tierra. Si hacemos casos de los tópicos del sur he heredado un buen sentido del humor y ser muy exagerada. A veces exagero tanto que mi marido ha compuesto una cancioncilla (con coreografía incluida) al respecto, y que me canta cuando por ejemplo son las nueve y cuarto y le digo: “corre cariño que llegamos tarde que ya son las diez”.

19. Mierdas las justas.

No soporto tener cosas inútiles por casa. Suelo ser bastante minimalista y reducir al máximo mis pertenencias, incluyendo objetos con valor sentimental. Uno de mis slogans es: “mierdas las justas”, que siempre digo cuando veo muchos cachivaches por casa. Alguna vez me he arrepentido de mis arrebatos y de haber tirado algún recuerdo de mi infancia.

20. No soporto buscar cosas.

Cuando pierdo algo por casa siempre le pido a alguien de mi familia que me lo busque.

21. Soy muy mala orientándome.

Pero mala, mala. Desconozco muchas de las calles de mi barrio y cuando a veces me preguntan por la calle les respondo: “no lo sé no soy de aquí”, cuando en realidad vivo a pocas manzanas.

22. Me encanta cocinar.

Soy de esas personas que abre la nevera y con una cebolla, un limón y dos tomates te hago un guiso.

23. Comería solo líquidos.

Me encanta la sopa, los batidos, los licuados, el gazpacho…podría sobrevivir solo de líquidos. De echo cuando a veces siento mi cuerpo muy saturado hago un ayuno de veinticuatro horas en las que ingiero solo líquidos. Al día siguiente tengo la sensación de estrenar cuerpo nuevo.

24. No me gusta que me digan lo que tengo que hacer.

Ya te habrás dado cuenta que hago cosas que la mayoría de la gente no suele hacer y, a veces, hay personas que con buena fe me dicen que no estoy tomando el camino correcto y que mejor camine por donde la mayoría. Eso no me gusta. Considero que cada uno es libre de hacer lo que quiera mientras no lastime a los demás.

25. Soy escrupulosa.

Haber estudiado microbiología hace que sea muy consciente del mundo microscópico que nos rodea. Así que soy muy escrupulosa con la comida y me lavo frecuentemente las manos.

26. Vencer mis migrañas ha sido una de las mayores victorias de mi vida.

Desterrar para siempre las migrañas de mi vida es una de las cosas que marcó un antes y un después en mi historia personal. Para ello tuve que tocar fondo para empezar a cambiar de verdad. Nunca pensé que vivir feliz y sin dolor fuera algo que yo pudiera tener.

27. Soy una ratita de biblioteca.

Soy feliz buceando varias horas entre las páginas de los libros. Esta afición fue promovida por mi madre que me llevaba (al igual que he hecho yo con mi hijo) a la biblioteca cuando aún no sabía leer. Creo que todas las respuestas están en los libros, que son un resumen de la vida del autor de diez años. Eso mismo lo he experimentado yo al escribir mi libro “Vivir sin migraña“.

28. Creo en las energías de las personas.

Creo que las personas desprenden una energía que puede pasarse sentirse. A veces hay personas que sin saber porqué, me incomodan y mi cuerpo me pide poner una distancia física de por medio.

29. Tengo fobia a las arañas.

Me dan pavor las arañas, fobia diría yo. Hasta el punto de que hasta una pinza para el pelo de terciopelo negro me da repelús.

30. Soy un desastre para las fechas y los números señalados.

Me suelo olvidar del cumpleaños de mi marido, de cuanto pesó mi hijo al nacer y hasta de cuantos años voy a cumplir. Tengo una memoria prodigiosa para recordar mil curiosidades del cerebro, el funcionamiento del cerebro o los nombres de las plantas, pero con las celebraciones soy un despiste total.

31. En el colegio defendía a todo el mundo.

Era el Robin Hood de mi colegio. Siempre defendía a los débiles y ellos buscaban mi protección. Para ello no dudaba de acusar a los abusones a la profesora. Sí, era la chivata de la clase.

32. Casi nunca me enfado.

Mi carácter es afable y comprensivo. Me cuesta mucho enfadarme porque suelo comprender los diferentes puntos de vista de los demás. Pero ojito cuando me enfado.

33. Me gusta tener conocimientos económicos.

Considero que es muy importante tener conocimientos económicos. Soy una aficionada a la bolsa. Antes de comprar mis primeras acciones estuve un año entero leyendo antes ni siquiera de comprar la primera acción. Cuando empecé a cambiar hábitos vitales uno de los que realicé fue dejar de gastar dinero en objetos inútiles y empezar a ahorrar para imprevistos y para ser más libre. Mi objetivo final es la independencia financiera, tener activos que me permitan vivir trabajando menos.

34. Utilizo palabras raras.

Debido a mi pasión por la lectura mi vocabulario es amplio y a veces utilizo palabras que no son de uso común: dicotomía, palíndromo o catarsis despiertan las risas de mis compañeros de trabajo porque no entienden lo que les digo. Así que si ves que suelto alguna, perdóname.

35. Me hace muy feliz recibir comentarios.

Últimamente me hace muy feliz cuando veo que hay un comentario. Así que anímate y explícame cinco cosas que no sé de ti para conocernos mejor.

¿Tenemos en común alguna de las cosas que te he explicado? ¿Alguna te ha sorprendido?

 

[Si no quieres perderte más artículos como este no olvides apuntarte a la newsletter aquí]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

RECIBIR LAS 14 CONFERENCIAS DE LOS EXPERTOS

"I Congreso de Enfermedades físico-emocionales"

You have Successfully Subscribed!